Abordajes Restaurativos en el contexto de la Violencia de Género: ponencia de Carme Guil en el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género

Acaba de clausurarse en el Antiguo Salón de Sesiones del Senado la VIII edición del Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, en el que ha participado la presidenta de GEMME, Carme Guil. Su ponencia, “Abordajes Restaurativos en el contexto de la Violencia de Género” se enmarcaba en la última sesión del congreso, titulada “Ampliando los horizontes de la Protección”.

Los congresos del Observatorio se celebran bianualmente desde 2003. En esta octava edición, retrasada por la pandemia, han asistido cerca de 400 personas y se han abordado cuestiones como la coordinación entre instituciones, el papel de la sociedad civil, la respuesta especializada frente a las diversas manifestaciones de la violencia de género, las novedades legislativas en relación con la protección conjunta de las madres y sus hijos e hijas o la extensión de las medidas de protección en todas sus vertientes.

Carme Guil ha iniciado su intervención afirmando: “Vengo a hablar de frustración y de impotencia para luchar contra la desigualdad y la injusticia. Vengo a hablar del silencio y de la soledad de las mujeres y niños que continúan sufriendo la violencia. Vengo a hablar de sus derechos y de la necesidad de un cambio.

En el transcurso de su ponencia, la magistrada de lo penal, ha repasado el contexto normativo, así como los motivos de la prohibición del uso de la mediación en los ámbitos de la Violencia de Género, ofreciendo sólidos argumentos para rebatirlos. Seguidamente, ha compartido estadísticas y opinión de las víctimas, para analizar los resultados obtenidos en los últimos 20 años.

El proceso penal es ineficaz por sí solo para poner fin a la lacra de la violencia de género –ha dicho la magistrada- pero también para dar la debida atención a las víctimas de este tipo de delitos. La mayoría de las víctimas de violencia de género siguen estando ocultas porque tienen miedo del proceso penal, porque, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos para evitarlo, el proceso penal es victimizador, y no es un espacio adecuado para dar respuesta a las necesidades de las víctimas de violencia de género. El 70% de estas víctimas prefieren un abordaje psicológico que penal.

La magistrada ha continuado hablando de Justicia Restaurativa, para afirmar que NO se trata de mediación, ya que “las víctimas NO median con sus agresores”. Se trata de otro tipo de procedimiento. También ha recalcado que la Justicia Restaurativa no es una alternativa, sino un proceso paralelo y respetuoso con el proceso penal. Y que ambos no tienen por qué coincidir en el tiempo.

No se trata de un encuentro forzoso entre víctima y victimario, ya que hay muchas metodologías para evitarlo, ni de un espacio para el perdón. La Justicia Restaurativa es mucho más, es un proceso que empodera a la víctima y a través del que se puede conseguir una reparación efectiva y simbólica.

Carme Guil en sus conclusiones ha hecho las siguiente propuestas:

  • Justicia Restaurativa: si, pero NO a cualquier precio.
  • Debe ser un proceso VOLUNTARIO, pero con una voluntad libre y expresada después de haber estado debidamente informada. Y esta voluntariedad, debe estar vigente durante todo el proceso. No solo en el principio. Es decir, la víctima, puede cambiar de opinión cuando quiera. Y hay que respetar siempre y sin reproches su decisión.
  • Es un proceso CONFIDENCIAL, punto especialmente importante cuando es paralelo al proceso penal.
  • Los facilitadores deben estar ESPECÍFICAMENTE FORMADOS para llevar a cabo su trabajo en Justicia Resaturativa.
  • Debe ser un SERVICIO PÚBLICO, integrado dentro de las oficinas de atención a la víctima y teniendo presencia desde el primer momento.
  • Debe ser un servicio GRATUITO y al alcance de todas la víctimas, independientemente de su procedencia geográfica

 

En definitiva. Las víctimas de violencia de género tienen derecho a un Espacio Restaurativo integrado en el Servicio Público de Justicia. Se requiere una regulación de la Justicia Restaurativa para dar seguridad jurídica a los profesionales, a las víctimas y a los ofensores.

El archivo con la presentación audiovisual de Carme Guil, que ha sido muy aplaudida por los asistentes, puede descargarse en el siguiente enlace.

También está disponible el texto de su ponencia aquí.

 

¿Te ha resultado interesante esta información? Sigue el blog de Mediación es Justicia por email.

Si quieres recibir un email cuando publiquemos una nueva noticia, deja tu correo electrónico a continuación.

Únete a otros 1.306 suscriptores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *