Entrevistas a VIMs

“Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz” entrevista con Rafael Monzó

Rafael Monzó, Presidente de la Asociación Valencia-Mediterráneo para la UNESCO, es nuestro entrevistado de noviembre dentro del ciclo de las Entrevistas VIM (Very Important Mediator). Hemos hablado con este médico y psicoterapeuta sobre mediación, diálogo intercultural y cultura de la paz a través de una interesante entrevista que reproducimos a continuación.

1.- ¿Cuándo y cómo fue su primer contacto con la mediación?
Tuvo lugar en Murcia, en un congreso internacional realizado en 2018: "Al-Andalus Tierra de Convivencia: Entre Mito y Realidad", cuando el Cheick Kaled Bentounes, promotor en ONU de la Declaración del Día Internacional de la Convivencia en Paz (16/Mayo), y actual candidato al Premio Princesa de Asturias de la Concordia, me invito a participar con ellos en aquella ocasión. Allí me presentó a la profesora Michèle Guillaume-Hofnung, de la Universidad de París, quien me hablo de su institución de enseñanza en Mediación y del interés que el Consejo de Europa había mostrado en este ámbito, al reconocer el gran valor que tiene, para lograr una mayor unión entre sus miembros, para compartir valores universales y en el desarrollo de la Democracia, los Derechos Humanos, así como también en la promoción del diálogo intercultural, la seguridad y las soluciones no violentas, todo ello en el marco de las libertades fundamentales y el derecho internacional, a favor de la convivencia en paz, en un mundo multicultural, en el que todos compartimos un destino común.
Desde entonces nos mantuvimos en contacto, hasta que surgió la propuesta de incluir a la Asociación Valencia-Mediterráneo para la UNESCO, como miembro del Programa MED 21, presidido en la actualidad por Mohamed Nadir Aziza, antiguo funcionario de UNESCO, y que fue una iniciativa nacida en Roma, en el año 2010, para promover la excelencia y la cooperación en el Mediterráneo y en el mundo, que premia el esfuerzo, en el que confluyen tantas personas e instituciones, que trabajan para una Cultura de Paz.

2.- ¿Qué es lo que le atrajo / interesó de la mediación para especializarse profesionalmente en este ámbito?
No se trata propiamente de un interés profesional, sino el descubrir las enormes posibilidades que también brinda la Mediación, en el ámbito en el que nosotros actuamos, como miembros de la red civil de la UNESCO, que trabaja en la difusión de los valores que representan esta institución. En particular es de interés para nosotros, porque desde hace quince años, tenemos abierto un programa de diálogo intercultural en el Mediterráneo y en los países de la Ruta de la Seda.

3.- Desde su punto de vista, ¿Cómo ha evolucionado la mediación desde ese momento hasta ahora? ¿Cuáles han sido los vectores fundamentales de esta evolución?
La colaboración iniciada con el Programa Med 21, nos proporcionó participar de sus iniciativas, y el pasado mes de octubre, el llegar a asumir la organización de la ceremonia de entrega de reconocimientos del PRIX LYSISTRATA, para la labor realizada en pro de la convivencia en paz, la prevención y resolución de conflictos, a través de la Mediación. Bajo ese lema de LYSISTRATA, se encuentra, el propósito de restituir, el valor emblemático, de este mítico personaje griego, que hizo famosa la obra de Aristófanes, para la historia de la mediación en el Mediterráneo, porque simboliza, la importancia, que las mujeres han tenido a lo largo de los siglos, en el esfuerzo organizado y pacífico a favor de la paz y en la resolución pacífica de las guerras.
Ha sido a partir de esta colaboración, que hemos visto abrirse un nuevo ámbito de oportunidades y nuevas perspectivas, que tienen que ver con nuestras propuestas, para el diálogo intercultural y el avance de la Cultura de Paz.

4.- ¿Qué es UNESCO y cuáles son sus objetivos institucionales, especialmente aquellos relacionados con los métodos alternativos de resolución de conflictos?
Esta organización de las Naciones Unidas, se ocupa de los ámbitos de la Educación, la Ciencia, la Cultura y la Comunicación. En la Constitución de la UNESCO de 1946, figura una conocida frase que propone: “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”. Así pues se puede decir, que esta organización tiene su origen en el núcleo mismo del mayor de los conflictos, como es el de la guerra, y la Mediación se ofrece como una excelente vía para la resolución pacífica de los conflictos. Es para preparar a la sociedad hacia esta meta, que el primer objetivo que se planteó fue la educación, con la declaración obligatoria de la enseñanza primaria gratuita para todos los Estados Miembros, siguieron los programas de protección de patrimonio cultural y natural, se estableció también el programa, del Hombre y la Biosfera, con vistas a armonizar el medio ambiente con el desarrollo, lo que ha dado lugar, hoy día al concepto de “desarrollo sostenible”. Así como programas culturales y de paz o la refutación del racismo, la Declaración de la Diversidad Cultural o favorecer las condiciones para un diálogo autentico, basado en el respeto de los valores compartidos por todos y la dignidad de cada civilización y cultura.

En síntesis, la esencia de su misión y actividad, se centra en la observancia de los Derechos Humanos, el respeto mutuo y la reducción de la pobreza, a través de la cooperación entre sus miembros y el desempeño de un importante papel en el foro ético, filosófico y científico, sobre cuestiones como la seguridad humana, las trasformaciones sociales, la ayuda en la gobernanza en sociedades multiculturales, la integración social, la ciudadanía, la mundialización, el dialogo intercultural y la prevención y resolución de conflictos, donde la Mediación puede bridar un papel decisivo.

5.- ¿Cuáles son los principales logros que ya se han conseguido desde el Centro Valencia Mediterráneo de la UNESCO?
Desde su fundación, hace ahora 15 años, hemos trabajado en pro del desarrollo, de diferentes iniciativas, que promueven, la convivencia y el diálogo, entre las culturas del Mediterráneo. Es en este ámbito, en el que han sido realizadas hasta la fecha XV Conferencias Internacionales, bajo la denominación de MULTAQA, que es una palabra árabe que significa: “el lugar del encuentro”, y que han hecho de nuestra Comunidad de Valencia, un centro para la concordia, entre los ciudadanos de las dos orillas del Mediterráneo, y durante los últimos cuatro años, también lo ha sido, para los 33 países de la Ruta de la Seda, que tras la declaración de Valencia, como puerta Occidental de esta ruta, ahora también nos une con Oriente.
Durante todo este periodo, hemos permanecido vinculados a Federico Mayor Zaragoza, quien además como Presidente de la Fundación Cultura de Paz, ha promovido, en el ámbito de su programa de actuaciones, de la resolución pacífica de conflictos, a través de la mediación.

6.- ¿Nos puede contar una historia de éxito relacionada con la Mediación que haya vivido en primera persona?
La circunstancia de que Valencia, fuera propuesta para la ceremonia del Prix Lysistrata de Mediación, ha puesto el foco de atención en la historia en esta ciudad, que cuenta con un antepasado emblemático de la promoción de la solución pacífica de los conflictos a través de la mediación, como es el Tribunal de las Aguas, y que la UNESCO en 2010, ha considerado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Una institución que históricamente, se remonta al año 960, cuando el Califa Abd al Rahman III ordenó su creación. Por eso, cuando ya se ha celebrado mas de un milenio, al servicio de la mediación en esta ciudad, el profesor Mohamed Aziza, hizo la propuesta de proclamar a Valencia como Ciudad Internacional de la Mediación. De manera que esta declaración solemne, podría ser seguida de la próxima ceremonia de entrega del Premio Lysistrata, el 18 de octubre de 2020, coincidiendo con la fecha de celebración del Día Internacional para la Resolución de Conflictos.

7.- ¿Cómo le gustaría ver la mediación en el futuro?
Claro que sería fantástico, ver el auge de la Mediación en la sociedad futura, ocupando un lugar preferente en la práctica de la resolución de conflictos, aquellos que día a día surgen en los diversos ámbitos, tanto individuales como colectivos, y que podrían ser abordados de forma pacífica.
Así como también, que en el marco normativo para el desempeño de la Mediación, se contara con el reconocimiento de la Declaración Universal de las Responsabilidades y Deberes de la Humanidad, que cincuenta años después, completa aquella de los Derechos Humanos, y que fue redactada en Valencia, a instancias de la UNESCO, siendo su director general D. Federico Mayor Zaragoza, de la que el próximo año celebraremos el XX Aniversario. Una declaración histórica que está llamada a ser considerada la aportación más importante al nuevo milenio.

8.- ¿Qué sería necesario para hacer ese futuro realidad?
En mi opinión, son tres los ámbitos que debieran estar involucrados para favorecer un optimo desarrollo de la Mediación, en primer lugar es necesario dar a conocer la importancia que estas prácticas pueden llegar a tener entre la ciudadanía y en los diferentes ámbitos de relación en nuestra sociedad globalizada. Así como también, el fortalecimiento de los medios de formación especializada en esta materia y el acceso a los mismos, y por último la implicación de instituciones, que favorezcan su implantación, como una herramienta de convivencia y para el desarrollo de una Cultura de Paz.

 

Sobre el Dr. RAFAEL MONZÓ GIMÉNEZ, Médico y Psicoterapeuta

Curso sus estudios de Medicina y Cirugía en la Universidad de Valencia.

Después amplió su formación, como Médico Residente en el Hospital Psiquiátrico de Reus.

Ha desempeñando su actividad laboral como Médico General, en distintos Hospitales y Centros de Salud de la Conserjería de Sanidad de Valencia.

Así mismo, durante todo este tiempo también ha ejercido su actividad profesional, como Medico Psicoterapeuta.

Es Miembro Fundador y actualmente Médico Coordinador de la Asociación de Psicología Analítica de Valencia.

Pertenece al Grupo de Investigaciones en Psicología Analítica, de Küsnacht, en Suiza, que fue fundado en su día por la Dra. Marie-Louise von Franz, y que en la actualidad está dirigido por el Dr. Dieter Baumann, nieto de Carl Gustav Jung.

Desde el año 2008, pertenece a la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades; donde actualmente desempeña el cargo, de responsable en el Área de Ciudadanía y Diálogo Interreligioso.

Ha colaborado en varias publicaciones internacionales: “Contribuciones a la Psicología Junguiana ”, que fue publicado en Valencia, en el año 1990. “Agathodaimon: Ensayos de Psicología Analítica”, publicado en Milán, en el año 2002, y en “La Fuente del Amor y la Sabiduría”, que fue publicado en EE.UU. en el año 2005, con uno de sus trabajos titulado: ”La Dama de Elche y el Santo Cáliz de Valencia, símbolos del Anthropos Femenino y del Eros, en el acontecer arquetípico del inconsciente colectivo en nuestro tiempo”.

Bajo su iniciativa, se creó en Valencia, la Biblioteca de Estudios Psicológicos José Zavala, en cuyo homenaje, se publicó en 2013, el libro: “Contribuciones a la Psicología de Carl Gustav Jung y Marie-Louise von Franz”, y en 2016 “El desarrollo psíquico, en el simbolismo del México Antiguo”

Pertenece al Foro Mundial de Córdoba para la Convivencia en Paz.

Director en Valencia del Programa Intercultural del Mediterráneo: Multaqa de las Tres Culturas.

En la actualidad es el Presidente de la Asociación Valencia-Mediterráneo para la UNESCO.

www.centrounescovalencia.es
centrounesco@centrounescovalencia.es

 

 

 

Un comentario en ““Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz” entrevista con Rafael Monzó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *