El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncia sobre la mediación en materia de consumo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha publicado con fecha 14 de junio una nota de prensa relativa a la sentencia italiana que señala que el recurso interpuesto por dos ciudadanos ante una entidad bancaria no es admisible si previamente no se ha incoado un procedimiento de mediación extrajudicial, aun cuando estos actúen en calidad de «consumidores».

Dicha sentencia observa también que el Derecho italiano establece que, en el marco de esa mediación obligatoria, los consumidores deben estar asistidos por un abogado y no pueden retirarse de la mediación sin una causa justificada.

Los detalles e implicaciones de esta importante sentencia pueden conocerse en la mencionada nota de prensa que ponemos a disposición para su descarga en PDF.

 

Comentarios al Informe de la Comisión Europea sobre la aplicación de la Directiva sobre Mediación en asuntos civiles y mercantiles

logo-ce-horizontal-ComisionEuropeaEl pasado 26 de agosto, la Comisión Europea ha publicado el INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO Y AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO sobre la aplicación de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles.

Se trata de un importante documento en el que mercece destacar, a modo de resumen, los siguientes aspectos: Sigue leyendo

Por primera vez, la mediación se impone por ley en el ámbito bancario

Mediacion es Justicia en el ambito bancarioUna modificación del Código de Consumo de Cataluña entra en vigor el 1 de abril de 2015, en virtud de la cual “las partes en conflicto, antes de interponer cualquier reclamación administrativa o demanda judicial, han de acudir a la mediación”. Desde GEMME nos congratulamos por esta iniciativa legal que recoge una de nuestras insistentes demandas para tratar de buscar soluciones adecuadas a las personas ante la situación económica actual: se trata de promover la mediación en el ámbito bancario.

En efecto, el Código de Consumo de Cataluña prevé la mediación entre el deudor y el acreedor hipotecario antes de acudir al litigio judicial. Así, la nueva ley 20/2014 de 29 de diciembre, de modificación de la ley 22/2010 de 20 de julio del Código de Consumo de Cataluña, se dicta para la mejora de la protección de las personas consumidoras en materia de créditos y préstamos hipotecarios, vulnerabilidad económica y relaciones de consumo. Siguiendo  las orientaciones marcadas por diversos proyectos comunitarios, como la Directiva 2014/17/UE, introduce los sistemas extrajudiciales de resolución de conflictos de consumo en materia de crédito o préstamo hipotecario y establece (en su artículo 132.4.3) que “las partes en conflicto, antes de interponer cualquier reclamación administrativa o demanda judicial, han de acudir a la mediación o pueden acordar someterse al arbitraje. Una vez transcurrido el plazo de tres meses desde la notificación del acuerdo de inicio de la mediación sin haber alcanzado un acuerdo satisfactorio, cualquiera de las partes puede acudir a la reclamación administrativa o a la demanda judicial”.

Hoy se publica en el BOE el nuevo Reglamento sobre Mediación en asuntos Civiles y Mercantiles

images (1)Hoy se publica en el BOE el Real Decreto 980/2013, de 13 de diciembre, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

Se trata de un Reglamento muy esperado y que sale a la luz tras ser aprobado el pasado 13 de diciembre en el Consejo de Ministros, sólo dos semanas después de la reunión mantenida por la Directiva de GEMME con el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Como se afirma en el Preámbulo, la Ley configura un modelo que tiene en la figura del mediador una de sus piezas esenciales y hace una apuesta clara por la calidad de la mediación, lo que lleva a imponer determinados requisitos al mediador.

La Ley ha querido dejar también un margen de intervención del Gobierno en aras a incrementar la seguridad jurídica y la confianza de los ciudadanos y le habilita para desarrollar su contenido en cuatro aspectos esenciales: por un lado, en su disposición final octava, en lo que se refiere a la formación del mediador, su publicidad a través de un Registro dependiente en el Ministerio de Justicia y el aseguramiento de su responsabilidad. Y, por otro lado, la disposición final séptima, para la promoción de un procedimiento simplificado de mediación por medios electrónicos.